Patagonia - Región de los Lagos VOLVER

Anclada en la naturaleza

Cruzar la cordillera de los Andes navegando aguas argentinas y chilenas o palpitar la esencia patagónica mediante actividades al aire libre, son algunas propuestas que ofrece el Corredor de los Lagos, tomando a Bariloche como punto de partida.

Como un caleidoscopio, Bariloche es un encuentro de colores y formas capaz de revelar infinitas facetas. Es la puerta de entrada a la Patagonia y el escenario ideal para embeberse del espíritu del Corredor de los Lagos, descubriendo sus montañas y espejos de agua a través de prácticas de turismo activo en cualquiera de los ocho ecosistemas que rodean a la urbe. 

Con el cerro Catedral y un bosque de especies nativas como centinelas,  realizamos una cabalgata en el complejo Los Baqueanos, recorriendo el circuito denominado Divisorias de Aguas que culmina en la inmaculada costa del lago Gutiérrez. 

El entorno verde y fresco del Valle del Challhuaco fue el terreno elegido para sacarse las ganas de peregrinar la geografía del Parque Nacional Nahuel Huapi. Partiendo del refugio Neumeyer, un trekking de una hora y media por sendas ascendentes, ladeadas por centenarias lengas, nos condujo al mirador de laguna Verde, donde habita una especie singular de anfibios, bautizada rana del Challhuaco.

Luego de estas actividades al aire libre, Charming Luxury Lodge & Private Spa, ubicado en un acantilado de Playa Bonita, resultó la mejor opción para sumar  distinción a la estadía. Bajo el concepto de placeres privados, el establecimiento depara habitaciones con vistas panorámicas al lago y a las montañas y spas de uso individual. La intimidad de cada cuarto atesora jacuzzis con ozonoterapia, duchas escocesa y finlandesa con aroma-color terapia y saunas. 

Una cálida y personalizada atención de su propietario, Alberto, y el resto del staff; exquisita gastronomía regional creada por el chef Pablo Randazzo en el restaurante Stag; un spa de uso común; y piscina climatizada externa garantizan que Charming pasará a ser parte de los clásicos hoteles barilochenses.  

Navegar la cordillera 

Bariloche también era la excusa perfecta para realizar el Cruce Andino, una travesía sobre la que tanto había escuchado. "Es la única forma de traspasar la cordillera de los Andes combinando traslados terrestres y lacustres", explicó  Eduardo, guía de la expedición.

Los Andes destilan hechizo propio a lo largo de toda América del Sur y resultaba entonces emocionante emular los pasos de aquellos pioneros que en 1913 hicieron realidad la utopía de conectar Bariloche con la villa chilena de Peulla.

El itinerario se inicia en Puerto Pañuelo a bordo del Victoria del Lago, un catamarán que durante poco más de una hora surca las inquietas aguas del Nahuel Huapi. Cerros cubiertos por un tupido bosque andino abrazan al profundo lago hasta alcanzar Puerto Blest, que, para no contradecir la teoría de que es uno de los sitios más lluviosos del país, recibía con una ligera llovizna. 

Un breve trayecto en bus conduce a Puerto Alegre, punto de embarque para navegar el segundo lago, el Frías. El marco allí muta íntegramente: una selva valdiviana -poblada por elevados alerces, helechos y cañas de bambú- y el espejo de agua que refleja las tonalidades de los minerales subyacentes. El último refugio argentino es Puerto Frías, donde se llevan a cabo los trámites fronterizos. Nuevamente en ómnibus transitamos los primeros kilómetros en el país vecino. La mitad del viaje había comenzado pasado el mediodía y Chile nos recibía con un cartel de bienvenida -parada obligatoria para fotografías- en un sendero angosto y selvático más exuberante. 

Peulla aparece como la primera escala transandina. Parece un poblado perdido en el tiempo y el espacio, con un centenar de habitantes dedicados a la actividad turística. Como señalara el guía Iván, por su serenidad inherente, es uno de los mejores lugares del mundo para no hacer nada. O todo, ya que los turistas del Cruce Andino que hacen noche en los hoteles Peulla o Natura Patagonia -más moderno y con una sabrosa gastronomía en su restaurante de amplios ventanales- pueden explorar el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales mediante cabalgatas, caminatas, canopy, paseos en 4x4, jet boat o kayaks.  

El resto de los viajeros zarpará hacia Petrohué, deslumbrándose con los volcanes y cerros que custodian al lago Todos los Santos, la tercera navegación de esta excursión. Bordeando el lago Llanquihue por vía terrestre, se llega a los destinos finales del recorrido, Puerto Varas y Puerto Montt, con la satisfacción de haber logrado la proeza del cruce de los Andes en la bella región patagónica. 

  

Datos útiles:

Bariloche 

www.barilochepatagonia.info

Charming Luxury Lodge & Private Spa

(02944) 462 889 

info@charming-bariloche.com

www.charming-bariloche.com

Complejo Los Baqueanos

(02644) 15 557257

campingbaqueanos@hotmail.com

www.baqueanoscabalgatas.com.ar

Diversidad Patagonia-Refugio Neumeyer 

(02944) 428995 

info@diversidadpatagonia.com 

www.diversidadpatagonia.com

Cruce Andino 

Turisur: 02944 426109/110/112

www.cruceandino.com/ www.turisur.com.ar / www.turistour.com 

ventas@turisur.com.ar  

 

Natura Patagonia Hotel 

(5665) 367094

reservas@hotelnatura.cl

www.hotelnatura.cl

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2021 | Revista GO | Todos los derechos reservados | Politicas de privacidad