Europa VOLVER

Por las calles del agua

Original, única, dueña de un patrimonio arquitectónico y cultural de enorme riqueza, La Serenissima es una ciudad que invita a transitar sus legendarios callejones de piedra y de agua, por los que navegan eternos amantes de la historia, el arte, y el romanticismo. Recorrerla es enamorarse de esa singularidad que la consagró en todo el mundo.

Venecia es un lugar que se conoce, aunque uno jamás haya estado ahí. Su imagen resulta cercana por alguna pintura de Canaletto; se siente su estirpe de navegantes por aquel Marco Polo siempre presto a partir hacia Oriente; su costado romántico por ese Giacomo Casanova escapando de un marido celoso; y su riqueza por los mercaderes y Otelo el Moro, de William Shakespeare; mitad cuento de hadas, mitad trampa para turistas la llamó Thomas Mann. Venecia, cuando se la conoce en persona supera todo lo imaginable.

Su enorme legado para la humanidad, su fisonomía incomparable, lo prodigioso de sus formas y la sucesión de vistas inesperadas a cada segundo contribuyen a generar ese impacto en el viajero. Y son las razones que la han hecho trascender siglos y fronteras, las que logran que multitudes de visitantes caigan rendidos ante sus magníficos atributos, reinventando cada día su mito.

Llamada Serenissima

La capital de la región de Véneto se extiende sobre 120 islas, unidas entre sí por 455 puentes y recorridas por 177 canales, y que emergen de una amplia laguna situada entre la tierra firme y el mar Adriático.

La zona de San Marco, núcleo de la ciudad desde su fundación, es el sitio ideal para alojarse y salir a descubrir los múltiples puntos de interés que exaltan la gracia veneciana. Andando, por supuesto, entre calles laberínticas, revestidas de bares y tiendas de máscaras, joyas o sedas, además de cualquier otro rubro comercial que pueda ser imaginado. No importa cuál sea el rumbo elegido para caminar Venecia, el primer sitio para explorar será la Piazza y la Piazzeta San Marco. Deslumbrantes desde dónde se las mire. 

De cara al Gran Canal, la Piazzeta San Marco se engalana con el Palacio Ducal, las Columnas de San Marco y San Teodoro; un poco más allá un muelle y embarcaderos de góndolas; desde otro ángulo, las mejores panorámicas de las iglesias Sta. María Della Salute y San Giorgio Maggiore.   

Por su parte, Piazza San Marco se exhibe bordeada por residencias de los siglos XVI y XVII, rebosantes de arcadas. Bares, palomas y turistas también forman parte del contexto, pero la atención del viajero atento se orientará hacia la Torre del Reloj, el Campanario y la Basílica de San Marcos. Monumental y alucinante, la basílica

se luce con sus aires bizantinos, sus cinco cúpulas y sus más de 4.000 m2 de mosaicos.

Construida para albergar el cuerpo de San Marcos, traído desde Alejandría en una gesta fundacional para el prestigio veneciano, es dueña de un interior soberbio. Resaltan en la  cúpula principal las escenas del Nuevo Testamento; el atrio, por su parte, llama la atención con montajes del Antiguo Testamento; mientras debajo del altar, reposa el patrono. Los cuatro  caballos de bronce bañados en oro, obtenidos como botín en la cuarta cruzada y cuyas réplicas asoman en el balcón abierto a la Plaza de San Marcos, se encuentran en el museo. Tan espléndido como la basílica es el Palacio Ducal.
Asiento de los Dux, quienes gobernaron Venecia por mil años, y de admirable arquitectura bizantina, gótica y renacentista, atesora "El Paraíso" de Tintoretto, el mayor lienzo del mundo. Vale la pena visitar la armería del palacio, poblada de artefactos y armaduras de diversas épocas; o la Bocca di Leone, el buzón de denuncias anónimas, además de la prisión. Finalmente, merece ser visto el afamado Puente de los Suspiros, una obra estilo barroco del siglo XVII, por donde pasaban los condenados cantando sus últimas.  

El Campanario, edificio más alto de la ciudad y proveedor de panoramas sublimes; la Torre del Reloj, que en estilo renacentista marca horas, fases de la luna y zodíaco, y la Piazzetta Dei Leoncini, con dos leones de mármol del siglo XVIII, completan Plaza San Marcos; un conjunto para el recuerdo, al que se vuelve una y otra vez.

La gran conquistadora

Influencias bizantinas, moriscas, góticas, barrocas y renacentistas, detalladas en arcadas ondulantes, ventanas ojivales coronadas de tréboles, sobrias columnas y cantidad de cúpulas, han hecho a Venecia. Lo mismo las movedizas aguas verdes, que aportan naturaleza, dinamismo y sentido de profundidad. 

Nada mejor que recorrer el Gran Canal para comprobarlo. Con su forma de "ese" invertida, divide en dos la ciudad y, a lo largo de sus 4 kilómetros, permite apreciar 500 años de historia.

Puede recorrerse en góndola - ideal para románticos- o en vaporetto, esas embarcaciones colectivas como las de la Línea 1, que navegan lentamente y dejan ver la pintoresca  monumentalidad, elegancia y aristocracia propias de Venecia.

Desde Vallareso, vecino a Plaza San Marcos, hasta el Piazzale Roma, el trayecto pasa bajo los cuatro puentes que cruzan el Canal: Accademia, Rialto, Scalzi y Della Constituzione.  En ambas riberas, compiten por  las miradas frentes coloridos y soberbios ejemplares de arquitectura veneciana, traducidos en fastuosas iglesias y palacios fenomenales. El Gran Canal debe vivirse de día y de noche, porque conmueve en cada versión.

Ya en tierra, entre pasadizos laberínticos y callecitas estrechas, encajonados entre muros por donde a veces sólo asoma un pedacito de cielo, aguardan más encantos.

En la zona de San Marco, además de la plaza, seducen la Iglesia San Zulian, el Teatro La Fenice y los Campos San Stefano, Samuele, San Angelo y Manin.

Vecino a San Marco, al Oeste, el barrio Cannaregio amerita la visita por el Gueto Vecchio, primera judería de Europa, que data de 1516. Un memorial del holocausto, el museo Judío, y sus cinco sinagogas, invitan a conocerlo.

Al Este, el barrio Castello presenta el arsenal, el enclave de la Bienal de Arte y Festival de Cine y el museo Peggy Guggenheim, sito en la casa de los leones y dueño de obras de Dalí, Picasso y grandes artistas del siglo XX.

Del otro lado del Gran Canal, los barrios San Polo y Dorsoduro imponen su esencia.

El primero por el Puente Rialto, el más viejo de la ciudad; pero también por el Mercado Rialto, muy vivaz por las mañanas, y por Campo San Polo, la iglesia Dei Frari y la Escuela San Rocco.

En Dorsoduro, se ubica el Palacio Ca? Rezzonico, quizás uno de los edificios más bonitos de Venecia, lo que es decir mucho. Otros vecinos ilustres son la imponente Iglesia Sta. María Della Salute y la Gallería Dell?Accademia, con la colección más importante de arte veneciano y grandes obras de Bellini, Tiziano, Veronese y Tintoretto, además de dibujos de Leonardo da Vinci y esbozos de Canaletto.

Cautiva a todo el mundo

Venecia hasta aquí, y al cabo de varias jornadas, fascina por decorados y artes. 

Pero ciertos rasgos culturales también la diferencian. Góndolas y gondoleros son parte de este asunto, ya que el bote largo y estrecho que se desliza por los canales desde hace siglos, además de ser una herramienta de trabajo hereditaria, por primera vez en 900 años cuenta con una mujer en la proa. 

Asimismo, comidas y bebidas típicas hablan de la ciudad. En sus bares priman los Cichetti, especie de tapas españolas, y los aperitivos, entre los que se llevan las palmas los Spritz y Bellinis.  

Sucede lo mismo con algunos de sus eventos y festividades. Los más renombrados son el Festival de Cine, donde se entrega el León de Oro; y la Regata Histórica, espectacular procesión de barcas antiguas con la tripulación vestida con trajes de época, ambos en septiembre; pero el superlativo es el carnaval de febrero, famoso en todo el mundo por su elegancia, antigüedad, grandes desfiles y bailes de disfraces. Durante su celebración, Venecia recibe más turistas que de costumbre.

Por último, también valorizan el destino las islas aledañas con sus señas particulares.

Vecina al Canal Della Giudecca, la isla San Giorgio Maggiore convoca por su iglesia y mirador, desde donde se obtienen vistas inolvidables de toda Venecia.

Otra isla a visitar es Murano, famosa por su cristalería, las lámparas, el papel y los encajes. Además de las fábricas de cristal, otras atracciones de la isla son la Iglesia de Santa María y San Donato, con mosaicos bizantinos del siglo XII; la Iglesia de San Pietro Martire, con obras de Tintoretto y Bellini; el Palacio da Mula y, finalmente, el Palacio Giustiniani, albergue del Museo del Cristal.

El periplo en el destino, luego de días intensos, cierra en las arenas de la Isla del Lido.

Esta barrera natural entre Venecia y el mar Adriático, propone gozar de la playa, comer pescado fresco en la zona de Malamocco, o bien visitar el monasterio y la iglesia de San Nicolo, de 1044 o el Cementerio Judío, que data de 1386.

Tantas actividades y sitios de interés sustentan la magia de este lugar extravagante y maravilloso, que ofrece múltiples opciones para pasarla bien.

Así, Venecia comparte su mayor tesoro: pasado glorioso y presente único. Un aporte invalorable de historia, arte y cultura que cautiva el alma de todo visitante.

Hoja de ruta:

Cómo llegar: Buenos Aires-Venecia; Air Europa (www.aireuropa.com)

Dónde alojarse: Luna Hotel Baglioni, San Marco 1243 (www.baglionihotels.com)

Dónde comer: Trattoria Agli Artisti, Ruga Giuffa 4835 (www.trattoriaagliartisti.it); Osteria Alle Testiere, Calle del Mondo Novo (www.osterialletestiere.it); Restaurant Sommariva, Riva del Rin 731 (www.sommarivarestaurant.it); Restaurant Oniga, Campo San Barnaba 2852 (www.oniga.it); Osteria Antico Dolo, Ruga Rialto 778 (www.anticodolo.it

Esteban Eliaszevich

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

  © 2019 | Revista GO | Todos los derechos reservados | Politicas de privacidad