Asia VOLVER

El misterioso encanto de Uzbekistán

Entre las llanuras y desiertos del Asia Central, donde por siglos transitaron los mercaderes la Ruta de la Seda, este joven país post soviético invita descubrir un mundo único, poblado de seres infinitamente generosos y de monumentos que sorprenden con su perfección

Atención estetas: este lugar puede colmar de manera infinita su capacidad para el disfrute estético.

Si alguien dice que Uzbekistán es un país joven dice la verdad y está equivocado, ambas cosas al mismo tiempo. Es un estado independiente desde 1991, pero su territorio ha sido codiciado por los imperios griego, persa, árabe, de Mongolia y por Rusia. Estos imperios han transformado la historia del país, incluyendo a los árabes llegaron en el 712 bajo el mando de Qutayba ibn musulmán. Ellos introdujeron el Islam, tras haber expulsado al zoroastrismo, una religión monoteísta que se remonta a más de 3000 años de antigüedad. Las diferentes dinastías de persas, uzbekos, mongoles y luego timúridas dieron forma a las principales ciudades, dueñas de un patrimonio arquitectónico único en el mundo compuesto por mezquitas, madrasas, palacios y observatorios.

Después de soportar el régimen soviético durante 67 años, los uzbekos comenzaron su camino hacia la democracia en 1991. La sociedad uzbeka se compone en un 80% del grupo étnico uzbeko turco. Luego están las minorías tayika, kazaja, tártara, karakalpaka, y la minoría más grande, los rusos, que aún representan el 6% de la población, número que está disminuyendo constantemente.

Mi empezó en Samarcanda, donde lo esperaban sitios como el Registan, la mezquita Khanim Bibi y otros monumentos; con tanta suerte que mientras estuve allí coincidí con el típico Bouzkachi: juego ecuestre ancestral practicado en las zonas rurales del país. Más tarde visité la ciudad santa de Bujara, el centro religioso y cultural de Asia Central, que da al viajero su bienvenida con sus minaretes, sus miniaturas y mitos.

Luego me dirigí a Khiva, ciudad situada entre la costa de Amu Darya y el desierto de Karakum, y que alberga al distrito de Ichan Kala, una parada de antiguas caravanas. Este verdadero museo al aire libre es ahora parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO

El periplo culminó en el Mar de Aral, con sus barcos oxidados, no sin antes pasar por Nukus. Esta ciudad posee la colección Savitsky (en honor de Igor Savitsky, el "Schindler" del arte ruso, que salvó más de 40.000 piezas de arte moderno prohibido y condenado por los soviéticos, ya que no cumplían los criterios del "realismo socialista").

Samarcanda

Alejandro Magno la conquistó.

Genghis Khan la saqueó y destruyó.

El cronista musulmán Ibn Battuta se quedó allí.

 Marco Polo la contó en su Libro de las maravillas.

El emperador Timur la eligió para construir la capital de su imperio.

El Corto Maltés, por obra de Hugo Pratt, se aventuró allí.

Heme aquí, un pequeño hombre, en la mítica ciudad de Samarcanda.

Samarcanda me recibe con nieve, bella como una metáfora. Estoy frente a la Registan, una obra maestra de la arquitectura islámica. Este enorme complejo de tres madrasas en torno a una plaza me recuerda que los seres humanos somos pequeños, pero podemos alcanzar la grandeza. Estas escuelas coránicas se encuentran en el corazón de la ciudad, en donde alguna vez se reunieron las caravanas de la Ruta de la Seda. En el siglo XV, Beg Oloug, hijo menor de Timur, construyó la primera escuela, a la que se añadieron en el siglo XVII las otras dos. Este lugar es uno de los monumentos arquitectónicos más imponentes de Asia Central y del mundo musulmán, rico en detalles como sus mosaicos, puertas y colores.

A diez minutos a pie del Registan, la Mezquita Bibi Khanim se alza con todo su esplendor. Entre los siglos XIV y XV fue la tercera mezquita más grande en el mundo musulmán, con capacidad para 14.000 fieles. Fue construida en honor de la esposa favorita de Timur, Bibi Khanim, y es famosa por su tamaño y por su puerta. "Si la Vía Láctea dejara de existir, la puerta de Bibi Khanim la reemplazaría", declaró Sharofiddin Aliyazdi, un historiador timúrida del siglo XV.

No muy lejos de Bibi Khanim se ubica la necrópolis Charhi Zinda, donde fueron enterradas todas las mujeres del linaje de Timur y también Koussam ibn Abbas, primo del profeta Mahoma. En ese entonces, él había llegado al Sogdiane, que practicaba el zoroastrismo, para convertirlo al Islam. Y aunque tuvo éxito, acabó por ser sacrificado por un grupo de descontentos.

Diseñado en honor de su hijo menor y predilecto, el sultán Mohammed, asesinado durante su campaña militar en Asia Menor, el mausoleo de Timur (también conocido por su nombre persa Tamerlán) se destaca por sus paredes interiores cubiertas de pan de oro. Después de la muerte de su hijo, Timur decidió que este mausoleo sería también el suyo y de sus familiares.

Si los monumentos de Samarcanda son de una belleza sublime, también los son las tradiciones de los uzbekos. Mi guía me llevó al Kahramon, una fiesta en la que celebraban la circuncisión del hijo de Akbar, el líder de un pueblo. Vamos a 115 kilómetros al sur de Samarcanda, a Ros, donde Akbar nos recibe y nos invitó a almorzar con ellos. Tenga en cuenta que "ellos" representa a todo el pueblo. Cerca de 40 mesas están dispuestas para la ocasión. Están cubiertas con una variedad de platos locales. Y los aldeanos llegan, comen y se van.

No termina allí el festejo. A continuación, nos trasladamos a 5 kilómetros de Ros, al lecho seco de un río, para asistir a una Bouzkachi, competición ecuestre que se practica en toda Asia Central. 4000 habitantes, 400 caballos, 200 jinetes y 10.000 dólares en premios. A esto se suma una tormenta de nieve y un poco de vodka, que fluye aquí y allá. Todo está financiado, también, por el jefe de la aldea, que, como el resto de los uzbekos, no conoce límites en términos de generosidad.

En el Bouzkachi las reglas son claras: los competidores deben llevar una cabra (previamente decapitada) de un extremo del terreno hasta el otro. De entre los 200 jinetes, quien logra tomar la cabra y cruzar el campo, gana un premio. Este ritual se repite treinta veces al día. A medida que el tiempo pasa, los premios se vuelven más atractivos, y la ferocidad de los corredores aumenta proporcionalmente. El Bouzkachi puede ser muy violento, ya que mide no sólo la destreza sobre los animales y en el juego, sino también la virilidad de los jinetes. Ver un Bouzkachi es ver al hombre en estado puro, casi primitivo.

Bukhara

Si hay una tierra rica en mitos es la de Bukhara. Y uno de estos mitos es "Burnes Bukhara". Alexander Burnes fue uno de los oficiales británicos que formo parte de lo que los historiadores llaman "El Gran Juego", es decir, la disputa entre los espías ingleses y rusos durante el siglo XIX por el control de Asia Central.

El inglés Burnes hizo historia con su expedición a caballo a Khanat de Bukhara, que partió de la India y regresó a través de Persia. Murió pocos años después durante un motín de afganos en Kabul, pero su epopeya y sus relatos entraron en la historia, incluyendo su libro "Viajes por Bokhara", citado en El Gran Juego de Peter Hopkirk:

"El Bukharan parecía más interesado en sus creencias religiosas y le preguntó si creía en Dios o en los ídolos adorados. El británico rechazó enfáticamente esta hipótesis y fue invitado a mostrar su pecho para mostrar que no llevaba crucifijo. Tras constatar que éste no era el caso, el visir dijo en tono de aprobación: "Ustedes son un pueblo del Libro. Son mejores que los rusos. " Y entonces le preguntó si la gente comía carne de cerdo, cuestión que Burnes sabía que tenía que responder con cautela. " Algunos lo hacen, por lo general los más pobres ", dijo. "¿Y cuál es su sabor? " preguntó el visir. Burnes hizo una pausa y dijo:" He oído que es como carne de res "."

La historia de Giovanni Orlandi es menos encantadora; se trata de un relojero italiano capturado en Orenburg, en 1851, por comerciantes de esclavos turcos. Ellos lo vendieron al implacable Nasrullah, Emir de Bukhara. El italiano intentó comprar su libertad construyendo el único reloj de la ciudad. Nasrullah le agradeció decapitándolo. 

Si esos tiempos han quedado ya en el pasado, el minarete desde donde se precipitaba a los criminales o el lugar donde decapitaron a los condenados, aún están allí.

Comencé mi estancia en Bukhara, como debe ser, en una fiesta. Se trata de Nowruz, el Año Nuevo, que comienza con la primavera. También era el cumpleaños de un amigo. Estuve invitado a la casa de Rahmon Toshev para celebrar sus 52 años, y pude participar en la preparación de un halissa. Es un guiso preparado en una olla de 100 litros, calentada con leña. El cordero y los cerelales se cuecen con agua; mientras en otra olla, más pequeña, se elabora una salsa con tomates, cebollas y una mezcla de especias orientales. El guiso se cocina a fuego lento durante 12 horas. Entre tanto, las visitas se van sucediendo, vecinos y familiares llegan para saludar a Rahmon Toshev; otros juegan a las cartas, las mujeres preparan los postres y visten las mesas; los niños están por todas partes.

Antes de comer, el imán del distrito pidió a Alá por la buena salud de Rahmon y bendijo la comida. Enseguida, se forman filas de comensales frente a las ollas, donde las manos diligentes sirven Halissa. Los vecinos llegan con ollas, incluso si no son invitados a la comida, y se llevan sus cacerolas llenas... Generosidad uzbeka obliga. Todo se lleva a cabo bajo la atenta mirada de Rahmon, que una vez que todos se sirvieron, tomas a su vez un tazón de Halissa y come.

Una vez que la comida se ha terminado, camino a LIAB-i-Haouz, un complejo de edificios que rodean el pozo- (bassin Haouz) de 1602, donde alguna vez las caravanas buscaban agua para sus camellos. Hoy, este barrio idílico es el corazón de Bukhara, con sus restaurantes, hoteles, tiendas y terrazas.

Unos minutos al sur de LIAB-i-Haouz, un discreto cartel me invita a visitar la Sinagoga Knal Haehudi. El rabino Aaron Sianov me invita a pasar antes de volver al estudio de la Torá. Rastreamos la presencia de judíos en Bukhara hasta los tiempos de Ciro, el Grande (559-529 aC) cuando conquistó Babilonia (Mesopotamia, Siria y Palestina), donde las comunidades judías estaban presentes. Luego se dispersaron por todo el imperio persa, llegando a Bukhara cuando Ciro conquistó Asia Central.

Los judíos de Bukhara se destacaron en el comercio, ya que la ciudad es un importante punto de tránsito de la Ruta de la Seda. Eran una comunidad poderosa que experimentó su declive tras el descubrimiento de América por Cristóbal Colón (siglo XV), que junto con el desarrollo de la navegación marítima fueron elementos que transformaron el comercio internacional de la época.

A finales del siglo XIX y XX, hubo olas de emigración de judíos de Bukhara, que partieron hacia Palestina y los Estados Unidos, en el primer caso respondiendo al proyecto sionista; y en el segundo por la opresión de los soviéticos. Hoy son alrededor de 300 los judíos en Bukhara.

Miniaturas y caligrafía Bukhara

Kokand, Samarcanda, Bujara y Jiva fueron durante la Edad Media los centros de conocimiento en el planeta. Cuando en Europa se quemaba gente que contradecía a la Iglesia, en el Asia Central musulmana se reunían científicos, astrónomos, matemáticos, poetas, médicos y derviches en busca de la sabiduría. Es, por ejemplo, a través de las teorías de Al Khwarizmi, nacido en Khiva, que conocemos los algoritmos y el álgebra.

La miniatura en Asia Central data de Timur (siglo XIV). Este arte se transmite de generación en generación a través del tiempo. Este legado continúa hoy en Bukhara con artistas internacionales como hermanos Davron y Davlat Toshev, que hicieron de la caligrafía y la miniatura una fiesta para los ojos. Davlat Toshev me explicó que él se inspira en antiguos libros de poesía, pero también pinta escenas de la vida cotidiana, siempre en el contexto de la época. Las miniaturas están en papel de seda.

Khiva

Diez horas después de salir de Bukhara, veo a Khiva tomando forma delante de mí. Allí está Ichan Kala, el conjunto urbano antiguo más homogéneo y mejor conservado de Uzbekistán, que fue declarado ciudad museo en 1967. Amurallado, el centro de la ciudad alberga en su interior, como una muñeca rusa, otra fortificación, la de Chakhristan.

Salto del auto para tomar algunas fotos del Arca, la entrada principal de la ciudad amurallada, antes de que el sol se ponga. Una música festiva me llega junto con las ráfagas de viento cálido. Sigo la melodía y llego en un salón de fiestas donde se celebra un matrimonio.

Apenas tuve tiempo para presentarme cuando 3 mozos me llevaron a la mesa principal, en donde los padres de los recién casados me invitaron a sentar me y beber vodka. Una odalisca danza salvajemente al son de la orquesta, los niños le traen billetes de plata mientras la novia recibe regalos y posa para las fotos.

Un par de copas más tarde, salí de la sala con nuevos amigos, con el estómago lleno y el espíritu alegre ... Mi visita a Khiva comenzó bien. Muy bien.

El origen de Khiva se remonta 2500 años atrás. Ichan Kala, la ciudad interior está rodeada por 2200 metros de murallas de hasta 15 metros de altura, que custodian mezquitas, madrasas, minaretes, palacios y casas sencillas.

Voy por el Arca, el Puerta Oeste, la puerta principal. Apenas cruzo, a mi derecha, se erige justo en frente de mí, el Kalta minor o "minarete corto". El minarete inacabado de 26 metros debía medir 70 metros para convertirse en el más alto del mundo musulmán. Pero el trabajo se detuvo cuando el Khan murió. El reflejo de los mosaicos verdes y azules le otorga su belleza al Kalta Minor.

A 2 minutos de distancia, aparece la mezquita Juma o mezquita central, que data de la conquista árabe. Totalmente destruida por Gengis Khan, luego fue restaurada por Beg Oloug en el siglo XV. En el siglo XIX cerró sus puertas y se devino en museo en los años 60.

De arquitectura árabe, se diferencia de otras mezquitas en que su techo es sostenido por 213 columnas de madera tallada. Estas columnas proceden de la región de Khwarezm y la India, de acuerdo a a los diferentes momentos en que fueron traídas.

Cuando el sol hace una tregua con las paredes, me pierdo en cosas pequeñas. Me detengo en la estatua de Ibn Musa Al-Khorezmi (Al Khwarizmi, su nombre árabe), mi amigo sabio y matemático. Esperamos el paso del tiempo, del sol ... Mis pensamientos se pierden en el silencio:

"Las historias vienen del Egeo

La piedra, la arena y la forma del tiempo.

Pagan los incendios se encuentran en el nuevo libro

Un hombre canta los versos.

Así era falsafa".

Nukus y sus alrededores

A caballo entre Kazajstán y Uzbekistán, en el noroeste de esta última, el Mar de Aral agoniza desde hace más de 50 años. Alimentado por el Amu Darya y Syr Darya, los principales ríos respectivamente Uzbekistán y Kazajstán, el Mar de Aral era el cuarto lago más grande del mundo. Con una pérdida del 70% de su superficie y el 90% de su volumen original, el Mar de Aral es uno de los peores desastres naturales del siglo XX causado por la mano del hombre. Del hombre soviético.

Los genios de la planificación rusa decidieron en los años 60a desviar dos ríos para obtener agua para riego y de esta manera cumplir con las cuotas de las granjas de algodón. Entre las consecuencias desastrosas, aparte de la pérdida total de 24 especies de peces, aparecieron las tormentas de arena, que son el mayor peligro tóxico. En efecto, cuando se evapora el agua, pesticidas e insecticidas utilizados en las plantaciones de algodón y que los ríos transportaron al mar, poco a poco emergen a la superficie. Las partículas de estos elementos vuelan con las tormentas de arena y llegan a Georgia o al Valle de Fergana. Esto provoca enfermedades, deformidades fetales y cáncer entre las poblaciones locales.

En la actualidad, muchos proyectos apoyados por la UNESCO y el Banco Mundial han desarrollado la parte kazaja, donde ha habido un progreso significativo: la construcción de una presa, el aumento del nivel del agua, e incluso la reanudación de la pesca.

El Schindler de arte ruso

Después de visitar el Mar de Aral, volví a Nukus, capital de la República de Karakalpakstán, una región autónoma en el oeste de Uzbekistán, refugio de la Colección Savintsky.

El periodista español Nacho Meneses llamó a Igor Savitsky "El Schindler del arte ruso", trazando un paralelo con Oskar Schindler, el empresario alemán que salvó a 1.100 Judíos de las manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El valiente Savitsky rescató 40.000 obras de arte de la represión soviética, arriesgando su propia vida.

Nacido en Kiev en 1915, en una familia burguesa, Igor Savintsky se convirtió en electricista y proletario, una condición muy útil después de la Revolución de Octubre, si se quería evitar problemas con los bolcheviques rusos. En 1950, formó parte de una expedición arqueológica en Karakalpakstán y se quedó allí.

Es en plena represión estalinista a los intelectuales y artistas antisoviéticos que algunos de ellos, corriendo el riesgo de ir a prisión, ser condenado a trabajos forzados o a la muerte, decidieron permanecer fieles a sus convicciones. Unos años más tarde, Savintsky, que no tenía dinero, pero tenía una sutil complicidad de las autoridades locales, logró construir un museo en el centro de esta región perdida de Asia Central, donde reunió 40.000 obras condenadas. Primero se recolectaron las obras de artistas uzbecos, pero luego decidió esconder las obras de la vanguardia rusa, condenada por el régimen por no cumplir con los criterios de "realismo socialista". "Encontré estas pinturas envueltas y escondidas debajo de las camas de las viudas viejas, abandonadas en otros talleres, e incluso dentro de un agujero del techo. Terminé con una colección que nadie en la Unión Soviética se habría atrevido a mostrar ", declaró Savintsky.

El Museo de Artes de Karakalpaka es el curador de la Colección Savintsky, y divide las obras de vanguardia de acuerdo a sus diversas tendencias: el constructivismo y el cubismo -futurismo. Sin embargo, el museo cuenta con un total de más de 90.000 piezas de todo tipo: arqueológicas, esculturas, textiles, joyas, antigüedades y también la obra de artistas contemporáneos uzbekos. Sólo el 3% de estas obras se exhiben.

Datos útiles:

Uzbekistán es un "nuevo" país, que se abrió al mundo hace sólo 20 años. Para el viajero es un país seguro y estable. Pero aún queda mucho por hacer, el mal estado de las carreteras, por ejemplo, puede ser muy agotador. Pero incluso si usted tiene algún inconveniente en este país, será compensado en gran medida por la buena voluntad de los uzbekos, que siempre buscan soluciones con cuidado. En Uzbekistán conviene viajar con dinero en efectivo, dólares si es posible. Las tarjetas de crédito son inútiles en zonas remotas.

Cómo llegar

Turkish Airlines vía Estambul (www.turkishairlines.com) y Czech Airlines a través de Praga (www.czechairlines.be) llegan a Tashkent diariamente.

En el país

La agencia de viajes uzbeca Sheherazade organiza su estadía con todo confort y seguridad. Gestionado por el trío franco-uzbeco formado por Sherzod Samandarov, Tolib Djakhangirov y Alain Migus, esta empresa cuenta con guías turísticos apasionados por su profesión y por su país. La agencia cuenta también con confortables vehículos y choferes experimentados.

Por un mínimo de 2 personas, en familia o en grupo, Sheherazade le dará un excelente servicio; como periodista, tuve la oportunidad de hacer este reportaje gracias a la experiencia de esta agencia, que organizó mi viaje en detalle y respondió a todas mis necesidades.

Contacto Voyages Sheherazade:

+998 662 332 740

www.sheherazade-tour.com

info@sheherazade-tour.com

sheherazade_voyages@yahoo.fr

Dormir

Samarcanda

Jahongir Bed and Breakfast ofrecee una excelente relación calidad-precio y una habitación limpia por: $ 30 individual, $ 45 la doble, con desayuno incluido. Odile, el propietario, recibe a un huésped como a un amigo, le servirá el té varias veces al día y le prestará su wi-fi gratuitamente. Su hotel se encuentra a 300 metros de la Plaza de Registan.

Contacto Jahongir:

+998 663 919 244

www.jahongirbandb.com

jahongir.hotel @ gmail.com

Bujará

Con habitaciones decoradas al estilo tradicional Bujariota, Minzifa Boutique Hotel ofrece encanto y comodidad. Cuenta con servicio wi-fi y desayuno.

Contacto Minzifa:

+998 652 245 628

sales@minzifatravel.com

www.minzifa.com

Jiva

Ubicado frente a la entrada del centro de la ciudad de Jiva, Hotel Malika le alquilará habitaciones decentes, el desayuno y wi-fi están incluidos.

Contacto Malika:

+998 6237 52665

http://www.malika-khiva.com

info@malika-khiva.com

Ezequiel Scagnetti

Comparte tu opinión | Dejanos un comentario

Se deja expresamente aclarado que los comentarios realizados en los espacios de participación del Sitio son de exclusiva responsabilidad de sus autores, pudiendo estos ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

Delicado encanto

Delicado encanto

La perfección se llama Zurich

Piscinas exéntricas

Piscinas exéntricas

The Palm Tower y la Infinity Pool mas alta del mundo

Tecnología al servicio del turismo

Tecnología al servicio del turismo

Las imprescindibles y mejores apps para usar en un viaje

  © 2020 | Revista GO | Todos los derechos reservados | Politicas de privacidad